Aunque los precios de la canasta básica se han estabilizado, el alza en las facturas por consumo de energía eléctrica sigue siendo un problema para las familias.

Celia Díaz García

Córdoba, Ver.- A siete meses de la pandemia, los precios de la canasta básica se han estabilizado, sin embargo, el mayor problema al que se enfrenta ahora la Procuraduría para la Defensa del Consumidor (Profeco) son los altos costos por el uso de la energía eléctrica, señaló Mario Castañeda Tejeda encargado de la oficina en Córdoba, quien explicó que se han elevado hasta un 300 por ciento.

A decir del funcionario, los incrementos exagerados que se dieron durante las primeras semanas de la pandemia, fue básicamente efecto de acaparamiento por parte de los grandes comercios y que llevó a una escasez de producto, lo que resultó en este comportamiento especialmente en los precios del huevo, arroz y frijol.

«Desgraciadamente desde que inició esta cuestión de la pandemia, estuvimos atendiendo sobretodo cuestiones de salud, y de ahí, el tema de las compras de pánico».

En la actualidad dijo, el tema mas álgido es en relación a los cobros de la energía eléctrica, ya que se han registrado aumentos de hasta el 300 por ciento en las facturas.

De ésta cifra, Marcio Castañeda explicó que el cincuenta por ciento se ha logrado conciliar, el resto no, debido a que no sólo de trata de un incremento en el cobro, son otros temas que dificultan un arreglo entre ambas partes.

Reconoció, en el caso de los cobros excesivos por consumo de energía eléctrica, se ha dado en su mayoría porque las lecturas están desfasadas por parte del personal de CFE.

En el caso del regreso a clases, dió a conocer que las quejas que más han captado, es en torno a la liberación de documentos por parte de las escuelas particulares, que están aplicando cobros excesivos.